ISSN 2684-0626

 

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

 

 

 

 

 

 

 

octubre 2020

Enterate de qué va la cosa: Las chupilas de Federico Soler

Por Diego Puig Mientras leía Las chupilas de Federico Soler, una colección de cuentos breves tan feroces como absorbentes, vi un tuit de la actriz Inés Estevez que decía:             “La gente me recomienda películas sobre discapacidad, con protagonistas con discapacidad, historias reales, etc. Cuando convivís con la discapacidad no tenés ganas de ver películas sobre eso, chiques, están hechas para que ustedes se enteren de qué va la cosa.”

En donde descansa el tiempo

Por Pablo Donzelli | Tipear un texto provoca una lectura más lenta. Volver la mirada cada dos o tres palabras y escribirlas en la computadora hace que las imágenes perduren más. Así es que disfruté enormemente hacerlo con este libro, Visiones de Amaicha del Valle, de Gustavo Bravo Figueroa, que empieza hablando justamente de eso: En Amaicha del Valle el tiempo se detuvo para tomar descanso… El autor nos ofrece

II. Perrone, un preso nada común

Por Federico Soler | Preso común es la primera novela de Eduardo Perrone y la que lo consagró como escritor, de manera imprevista, incluso para él. Perrone puede considerarse un escritor marginal, no porque provenga de una marginalidad social, sino porque provenía de los márgenes de la literatura y de la cultura solemne. La novela del ignoto escritor tucumano logró ser best seller nacional, algo extravagante aún para nuestros días.

Indie tucumano, pero indie/pendiente ¿de qué?

Por Diego Puig | Toda confusión consciente –estoy casi convencido– es terreno fértil para la creación. Pienso en esas hibridaciones que corren levemente el foco y, como algo apenas fuera de su eje, producen efectos impensados, corren algunos límites o velos perceptivos, arrojan luz sobre lo propio desde un lugar impropio. En eso pienso cuando mencionan “el indie tucumano”. Para la filosofía, la crítica y la historia del arte, quedará

La Biblioteca Sarmiento

Por Fabián Soberón a Gabriel Gómez Saavedra y Fernando Ríos Kissner Pero la verdadera biblioteca popular… fue la Biblioteca de la Sociedad Sarmiento, que subsiste todavía. Creada en el 82 (1882), unos meses después de la fundación de la Sociedad, fue al principio exclusivamente de los socios; mas, a mediados del 84, se resolvió que fuese eminentemente popular, esto es, pública. Lizondo Borda    En 1992 llegué a la ciudad

Entrevista al poeta Walter Juarez

Por Pablo Toblli | ¿Cómo te encontraste con la poesía? -En una esquina, tenía 11 años, era re guachito. Es muy grata la pregunta, sólo una vez se dio un diálogo en esta sintonía con respecto a la poesía, en el taller de lecto-escritura del servicio de prevención de las adicciones del hospital avellaneda. Un once de septiembre de 1989 volvía de barrio Kennedy con mi viejo en un Fiat

Poemas de Pablo Dumit

Por Gabriel Gómez Saavedra | Estos poemas de Pablo Dumit afirman que no basta con calzar las ropas del niño que dejamos de ser, ni del gorrión que no fuimos, porque siempre seremos un linyera mendingando las migas de la luz en un barrio de óleo que atardece: “espejismos / de cosas que dije / ratos / de tu corazón”. quién hoy A Ernesto Dumit quién hoy /tan inmortal /quién,

Página sobre página XXI

Por Facundo Iñiguez | Desde los balcones y trepados a los techos, contemplamos el collage que va armando la primavera en este sector del planeta. Un lapacho llega hasta mi ventana. Algunos días, despojado de campanas y envuelto en hojarasca, es un garabato sobre la vereda. Otros, un inmenso algodón de azúcar fucsia que me encandila.  Siéndome ajenos e inalcanzables los motivos de esa ductilidad majestuosa, sorbo el mate mientras

Crónicas en verso de ausencias forzadas

Reseña de Cronicario, de Roberto Reynoso (Edunt, 2017). Con prólogo de Mirta Hillen e ilustraciones de Ernesto Dumit. Por Marcelo Martino | Es difícil reseñar un libro cuando su prólogo dice tanto y tan bien, cuando el o la prologuista ha hecho suyo el texto encomendado, lo ha leído, releído, ha formulado certeras conjeturas sobre sus sentidos y trazado laboriosos mapas para transitarlo. Tal es el caso del prólogo del

Soliloquios de la papa

Por Gabriel Gómez Saavedra | 1 Antenoche oí el rumor de un corazón enterrado, pero no estoy seguro. La tierra rompiendo en los techos de los ataúdes vibra del mismo modo. 2 Terminé de leer mi piel viajada por las constelaciones y me extravié más allá de la cacofonía de mi nombre de los panes y los peces. 3 Los que me coman sabrán sin saber que lo simple en

Facebook
Facebook
Instagram