«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

microrrelatos

MICRORRELATOS

Por Alex Raddi | 1 Prioridades Arrojó el caldero al suelo, y chapoteó sobre el contenido derramado. “¿De qué sirven los hechizos si ninguno mantiene mis gemelas firmes y turgentes?” 2 La pregunta ¿Sos mía, ¿verdad?  – dice él abrazándola por la cintura. No… solo me pertenezco a mí misma. Y siguieron juntos hasta apagarse de vejez. 3 Pago ¿Quién es esa mujer fea que me mira desde el espejo?

Microrrelatos

Por Carlos Duguech| Rosas Cortó todas las flores rojas del rosal. Armó con ellas un ramo y corrió a entregárselo “al amor de su vida”. Ella, solícita, le curó una a una las heridas que le provocaron las espinas del rosal. Las rosas del ramo se mostraron, entonces, de un blanco luminoso. A media tinta (La aguja de Buffon ediciones-2014) 14 estrellas -¿Nombre? -Juan -Apellido -Juan -Le pregunte por su apellido

MICRORRELATOS

Por Orlando Romano | EL SABIO IGNORANTE Aquella mañana, tan pronto como despertó, el muchacho empezó a reír y a vaciarse de ideas. Vivió, envejeció y murió jocosamente, sin recobrar la lucidez. Los sabios del lugar le llamaban maestro.  EL SILENCIO Desde hace años los monos que nacen y viven en Latinoamérica tienen la facultad de hablar, pero callan deliberadamente por temor a ser ignorados. NIÑEZ, DIVINO TESORO Muy a

MICRORRELATOS

Por Susana Farías | PRIMERA Y ÚLTIMA -¡Aguanten que me peino! -alcanzó a gritar antes de que el primer cimbronazo  lo empujara a la gatera que le estaba destinada. Allí, ansioso e irremediablemente despeinado, el espermatozoide 1.745.324 esperó el impulso final que lo dejaría en carrera, primera y última, hacia el óvulo aquél, rosado y apetecible, con el que había fantaseado toda su vida. CARTÓGRAFOS Aquella fue una  estirpe de

MICRORRELATOS

Por Melina Moisé | Pigmaliones Primero fue la carta que le auspiciaba el engaño. Luego la mofa de sus subalternos y la sorna del gentío. Ella, su mujer, lo había moldeado a sus manejos y morbosidades.  Y él debía servir, en el abominable detalle.    Un Zupay oscuro, entre el ajetreo del cántico, y las fogatas ardientes, la fiesta tilcareña. sexo desbordado, la alejó entre el desasosiego. Las botas Louis Vuitton,

MICRORRELATOS

Femme fatale Por Carlos Eduardo Sánchez | En el bar repleto estábamos todos los muchachos del barrio. Apenas la vi cruzar la puerta, me di cuenta de quién era; sólo le faltaba la guadaña en la mano.  —¿Usted es el señor Juan Aguirre? — me preguntó sin mover los labios.  —No… no soy Juan Aguirre— mentí instintivamente.  Pareció quedar confundida.  —¡Qué extraño!, —me dijo— me informaron que se encontraba en

MICRORRELATOS

Deseo Por Osvaldo Fasolo | Quería ser pez; era pescado. Corazón imbécil Por Osvaldo Fasolo | Tengo el corazón imbécil. Para colmo…crece. Sueños Por Osvaldo Fasolo | Soñaba que lo estrangulaban. Despertó. Era cierto. Del libro Ajuste de cuentos. Adrián Por Osvaldo Fasolo | y miro tus pies adentro de esas zapatillas que tanto anduvieron, que tantas calles de tierra pisaron. Y ese pantalón de gabardina excedido por tus piernas

MICRORRELATOS

Desayuno Por María Eugenia Godoy | El periódico mira el reloj y se dice:  – Tengo tiempo de desayunar. Se sienta frente a la taza de café negro y humeante, mordisquea la tostada con manteca y mermelada, se calza los lentes para leer, y parsimoniosamente, hojea al hombre apoyado en la azucarera, sobre la mesa de la cocina. Libro “En pocas palabras” (microrrelatos) Encuentro Por María Eugenia Godoy | Pisaba

MICRORRELATOS

REENCUENTRO Por David Lagmanovich | No eras tú la que yo quería volver a encontrar, sino tu recuerdo. LA HORMIGA ESCRITORA Por David Lagmanovich | Si una hormiga resultara escritora, ¿qué podría escribir sino minificción? DECLARACIÓN DE DESAMOR Por David Lagmanovich | Crees ser mi poema definitivo, pero sólo eres una errata. MARCOS Por David Lagmanovich | En aquel cuarto de hotel había un antiguo arcón, dentro del cual se

MICRORRELATOS

Final de mito* Por María del Carmen Pilán | Y se encontraron en una esquina cualquiera. Una lluvia de estrellas misteriosas iluminaba la noche. -Ariadna, ¿eres tú? – preguntó con una voz guardada desde siglos. Ella lo reconoció al instante. Tiro del hilito que tenía guardado en el bolsillo, lo atrajo hacia sí y se lo llevó definitivamente. ¿El minotauro? Había sido sólo un pretexto. *2º Premio de Poesía Concurso

Facebook
Facebook
Instagram