ISSN 2684-0626

 

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

 

 

 

 

 

 

 

tema libre: la papa

Soliloquios de la papa

Por Gabriel Gómez Saavedra | 1 Antenoche oí el rumor de un corazón enterrado, pero no estoy seguro. La tierra rompiendo en los techos de los ataúdes vibra del mismo modo. 2 Terminé de leer mi piel viajada por las constelaciones y me extravié más allá de la cacofonía de mi nombre de los panes y los peces. 3 Los que me coman sabrán sin saber que lo simple en

“¡Papalú, qué lorca que hace!”

Por Sejo Delgado | En los años de la secundaria ya había montado una revista (fanzine) en el colegio San Francisco. Era una parodia de mis compañeros, con el protagonismo de uno (Juan José Moreno) que le daba nombre a la publicación: El Pibe Moreno. Antes de irme a vivir a España seguía pensando en publicar una revista de humor gráfico o algo que se le pareciera. Con amigos habíamos

Qué tendrá que ver el chancho con el culo

Por Fernanda Limón | Las manos sucias se abren boca arriba para recibir el chorro de spray, alcohol al 70%, dispensado por una astronauta toda forrada en plásticos y telas. Solo se ven a través de la máscara y los lentes, unos ojos marrones muy abiertos y atentos que preguntan qué pasó. El hombre, cosechero de limón, se viene aguantando el dolor de espalda desde hace dos semanas. No le

De las papas cuando caen

Por Pablo Donzelli | Para mí “papilla” es el equivalente a “manzana rallada en un plato rojo de plástico”. Si mi memoria no me falla, las puntas que desarmaban la manzana se disponían en el centro del plato y en los márgenes quedaban el puré, que rápidamente tomaba el color marrón, y un escaso jugo por el que se me hacía agua la boca. Derrotado, veía cómo la cucharita se

Tema libre: la papa

Algo brota entre su ventana y la mía Por Ana Jeger Al principio no tenía forma de saber casi nada de la vecina. Recién mudada, la pequeña pantalla 14 pulgadas que era su ventana no me dejaba ver más que pedazos de pared vacía y una bacha de cocina igualita a la mía. Lo poco que podía adivinar de ella viajaba hasta mí, flotando en el aire, en forma de

TEMA LIBRE: LA PAPA

La empapada Por Tito Lizarraga | -Chango, esta empanada es un asco, tiene papa- me dice mi amigo Martín, en el centro del Mercado de Tilcara y me invade una vergüenza atroz, siento docenas de ojos rasgados apuntándonos a la nuca, asociando en silencio toda nuestra estirpe femenina a burdeles de poca monta. ¿Quién era este tipo que tenía sentado frente a mí? ¿En qué se había convertido mi amigo

Tan escurridiza que hasta Google se confunde

Por Ildiko Nassr | 1. Tengo una mancha de nacimiento con forma de papa en la muñeca izquierda. Tengo siempre una papa a mano. Hay una en mi origen también, ya que mi abuela nació en un lejano pueblo llamado Papa. 2. Una de las conferencias TEDx que escuché más de una vez es la de Magui Choque Vilca: “Lo que aprendí de mis papas”. Comienza su conferencia con unas

TEMA LIBRE: LA PAPA

El reino de la papa Por Agustina Garnica| Estaba la reina Batata sentada en un plato de plata. El Cocinero la miró y la reina se abatató.Mientras tanto la Papa, desde su trono de lata, observaba paralizada. El aireinflaba un globo imaginario de tensión y terror. Las dos sabían que, en el estricto orden de sacrificios culinarios, después de la reina les tocaba a los súbditos. El Cocinero afilaba el

Tema libre: La papa

Yo canto a la papa eléctrica Por Máximo Chehin | Entre los ocho y los doce años, más o menos, atravesé una especie de obsesión con la ciencia y la tecnología. En aquella época –estoy hablando del principio de los ochenta–, un chico de mi edad solo podía asomarse a ese mundo fascinante y misterioso a través de dos vías: los juegos de química y los libros. Mi juego de

Tema libre: La papa

Acusaciones de falsificación en los alunizajes del Apollo Por Diego Font | La Luna apareció cubierta de barro, solo algunas grietas dejan ver su luminoso color dorado.  El ciclo vuelve a empezar, la luna se mantiene cruda y opaca durante cinco angustiosos días. Al séptimo día se derrite el barro y cae sobre la Tierra, las ciudades se transforman en hectáreas inmensas de tierra fértil. En ese momento, la Luna

Facebook
Facebook
Instagram