Suscribirme

ISSN 2684-0626

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

Libros Tucuman

libros tucuman

 

 

 

 

 

 

 

Microrrelatos temáticos: El amor

Microrrelatos de Estela Porta

Selección y presentación a cargo de Mónica Cazón

     La papa inaugura, en la sección Microrrelatos, una etapa divertida: los micros temáticos a partir de esta entrega de octubre, y esperamos que te encuentres dispuesta/o a seguirnos y dejar tus comentarios. Vamos a largar con el tema “amor”.

   Pero ¿qué cosa es el amor? ¿Desde qué lugar, espacio o tiempo podemos enunciarlo sin caer en frases comunes, en desiertos literarios o ambiciosas definiciones?

  El amor, el mentado, el ganador, el que se lleva todos los likes y se convierte en el internauta con la mayor interacción. El gran youtuber, mucho más que PewDiePie, El Rubius y Smosh.

  El amor no solo tiene una dimensión personal, es una emoción que está sujeta a significados compartidos que establecen pautas. Siguiendo algunas de las premisas teóricas de la sociología de las emociones (Stets & Turner, 2008; Goffman, 1997, Thoits, 1989) comprendemos que el amor está sujeto a dinámicas socioculturales que le imprimen sentidos particulares y que habilitan a los miembros de una comunidad para vivirlo y juzgarlo. Bajo estos escrutinios, el amor (¡oh, el amor!) se vive bajo normas y parámetros que establecen si es amor de verdad ¿qué será o cuál será el amor de verdad? Sexual, filial, social ¿cuántos tipos de amores existen? quién pudiera contestar con certeza estas preguntas, en un mundo plagado de incertezas ¿verdad?   

   Esta condición de experiencia íntima sujeta a la regulación social se ha potenciado a partir del creciente uso de tecnologías de la comunicación como los celulares, la mensajería instantánea y las redes sociales virtuales, que tienden a borrar las fronteras entre lo privado y lo público y permiten que el escrutinio social sea mucho más efectivo. Tomamos en cuenta así, la facilidad que tenemos en la actualidad a tener el contacto virtual con el otro, y la posibilidad de “enamorarnos”. Incluso la empatía (¿amor?) o no, con países, situaciones extremas, animales, políticas, y un innumerable etcétera.      

   En 1949 (El encuentro con Beatriz) Borges dijo Enamorarse es crear una religión cuyo dios es falible; mucho más adelante, en 1984 (Contraviento) señala, Enamorarse es producir una mitología privada y hacer del universo una alusión a la única persona indudable.

 Para redondear, el amor viene a ser algo así como una propuesta existencial, un encuentro, un acontecimiento, que, como los colores, se multiplica en tantos amores como a los que a cada uno se nos presentan en nuestras vidas, y en tantos como aquellos que somos capaces de sentir por todo lo que nos rodea.  

El amor, sea cual fuere, nos interpela, funda y nos da un nombre.

El amor en cápsulas, macro o micro, siempre nos viene bien.

Existen definiciones e interpretaciones como personas hay, pero nuestro propósito es mostrar al amor a través de estos microrrelatos de Estela Porta. Su mirada, bienvenida.      

La Papa pregunta a la autora Estela Porta:

¿Qué es para usted la microficción?

La microficción, ya sabemos, es una estética de la brevedad y de la velocidad, por eso que tiene de instantáneo. Me gusta definirla, metafóricamente, como una mariposa de origami, en referencia a esa técnica oriental milenaria del plegado del papel, aunque en la microficción es la palabra la que se pliega y repliega sobre sí misma para lograr una mayor potencia expresiva, un máximo reverbero o relampagueo. La microficción parte del principio de omisión o elisión, esto está relacionado íntimamente con lo fragmentario, con la brevedad, la concisión, la intensidad expresiva, todos estos son sus rasgos más característicos, aunque tiene otros como la polisemia, la parodia, el humor, la heterogeneidad, lo aleatorio; a veces, toma préstamos o entra en diálogo con otros géneros literarios, por ejemplo, está muy emparentada con la lengua poética, a tal punto, que existe una línea muy sutil entre el poema  y la microficción, si bien, una diferencia sería su intención narrativa. La microficción es una forma de escritura pero también de relectura, porque requiere de un lector competente, cómplice, que complete el sentido del texto, ya que es muy importante lo que se calla, el silencio de lo no dicho. Cada microficción es un misterio a develar, un desafío.

Microrrelatos de Estela Porta

Tema: El amor

AMOR ETERNO

      ¿Qué es el amor?, crepita la playa; la pregunta reverbera, mientras las olas incesantes la besan, la besan, la besan…

EL VERSO AZUL

      La noche, esa música de ruiseñor herido, ciñe el cuerpo de la nostalgia. Giran los mandalas del viento. Por las calles de los sauces ellos bailan, enredados de luna, azules de versos. Ay, la piedra del ayer. La alondra marca los límites, los bordes pedregosos de este delirio de amor. Por las calles de los sauces ya es de día y el verso todavía es azul.

AQUELLAS QUE APRENDIERON NUESTROS NOMBRES

      Sentado en el balcón que mira al mar, el hombre espera. Entre aleteos, huye la bruma de la soledad cuando, al sesgo de la luz, aquella golondrina con su pico regresa a escribir sus nombres contra el cristal.

AMARSE CON LOS OJOS CERRADOS

      Era mirar la médula de la tarde lirio en lontananza, llegar al hueso de la palabra Amor. Abismarse en el instante. Sin concesiones. Los labios que ardían y más allá. Era el arcoíris de la gota de sudor atravesada por el gemido de la luz.

      Pétalos calcinados de violetas bajo la nieve, hoy.

      Ella y él, dos piedras volcánicas esperando la palabra.

OJOS DE LLUVIA

      Él la mira con sus ojos de lluvia, para atrás las orejas, para darle la pata. Ella lo mira con sus ojos de lluvia, adelanta las manitos, le acaricia la cabeza. Mendigos de cariño, sin nombres y sin techo; se juegan el hambre en la mirada y yo me quiebro. Y los miro con mis ojos de lluvia. Abierto el corazón de par en par. Hay tanto por hacer, me digo y me arremango el amor.

LOS BALCONES

      Vergeles por donde la ciudad respira y recupera su pureza. Tu balcón, mi balcón, esos miradores hacia el mundo. Mi balcón y tu balcón, cuando cae el sol, llueven fuegos sobre el Árbol del Conocimiento, hogueras de amor; crepita la gratitud entre las manos, para vos y vos y vos en la primera línea de esta batalla sin tregua. Tus zapatos, acaso, a la medida de un dios.

REVELACIÓN

      Para el padre fue duro desandar el puente de sus propios gritos de ofensa hacia su hijo, esos latigazos de la lengua tan vertiginosos, aquella tarde de la revelación del joven. Arrepentido el padre dio cada paso hacia atrás, eligió cada palabra para coser los tajos profundos, esos abismos insondables, abiertos entre ellos desde ese instante, y las enhebró, una a una, en el ojo esperanzado de la palabra Perdón. Pensó en Hamlet “¿ser o no ser? “. Al fin y al cabo somos lenguaje y tiempo, se dijo, una efímera cuestión de géneros, hasta que la muerte. Y le abrazó con Amor.

RAÍCES

      Justo antes del último suspiro, la abuela Zaira, generosa y abundante, fue raíz y atravesó el océano hasta su amada Siria natal y se hundió en la arena y fue palmera, abundante y generosa, en un oasis, Phoenix, renaciendo siempre por amor.

EL MISTERIO DE LAS ESFERAS MULTICOLORES

     Hecha de polvo de galaxias, la rueda multicolor como indefensa concha de mar a merced del oleaje cósmico.

      Magnolia de arena tornasol la de ellos, buscándose en sus pétalos carnosos como un tatuaje nómada sobre la piel del desierto arrollado por el Simún*.

      Impermanencia de las formas para que renazca la Vida.

      El perpetuo movimiento y en él, el grito del Amor.

*Simún: viento que sopla en los desiertos de Arabia y África.

SOY EL MANDALA EN QUE ESTOY INMERSA

      “Volver es el movimiento del Tao. Llegar significa regresar.”, leo a Lao Tsé y todo fluye. La flor de loto flota y de pronto estoy en su centro; blanca mi mirada sobre el mundo contenido en la flor, en la gota del rocío y en el ñandutí de la araña, el yin y el yang, convergencia y divergencia, la rueda mágica, el círculo sagrado.

      Todo el Amor en esta Historia Universal en movimiento.

      ¿Recuperar los abrazos? Adivino los bordes.


Estela Porta es una escritora tucumana, nacida en Tafí Viejo. Ejerció la docencia como Profesora de Lengua y Literatura (UNT) durante toda su vida. Es poeta, microrrelatista y se dedica también a la literatura infantil-juvenil. Recibió premios y distinciones. Lleva editos más de diez libros (10) de diferentes géneros. 

4 respuestas a “Microrrelatos temáticos: El amor”

  1. Susana Gianfrancisco dice:

    Me encantaron los micros de Estela Porta. Muestra con solidez y soltura cómo escribir sobre el amor, tarea difícil para quién no ha vivido el amor en sus dimensiones.

    • Estela Porta dice:

      Muchas gracias, Susana,por tus palabras acerca de mis micros. Un fuerte abrazo.

  2. Rogelio dice:

    Lindos textos, Estela. Gracias, Mónica, por difundirlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *