Suscribirme

ISSN 2684-0626

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

Libros Tucuman

libros tucuman

 

 

 

 

 

 

 

Sobre Poemas de otoño, de Ricardo Bocos

Por Mónica Cazón |

Define Albert Camus en la contratapa “El otoño es una segunda primavera, donde cada hoja es una flor” de ese modo, entre el bosque del diseño de tapa, se tejen los versos de Ricardo Bocos en Poemas de Otoño (Ediciones del Parque, 2023).

Todos sabemos que en invierno / tal vez por un instante / unas horas / la gente espera leer policiales /ver correr sangre / saber de sexo / poco les importa saborear un poema / ponerle un poco de vuelo / a todas sus miserias.    

Este poema podría interpretarse como la representación contundente del afuera. De ese espacio que aborda con desencanto, la realidad que lo circunda y circula. Lo que percibe a lo largo del poemario, como si fuese un solo poema, Bocos fluye, sin pretensiones, con un estilo donde nivela el ritmo y la armonía. Observamos también como el poeta se desplaza en el contexto con una sensibilidad extrema, sin por eso apelar a la sensiblería.

El autor construye un instante definitivo en pocos segundos. Este manejo del espacio tiempo se ve en múltiples poemas. La hora de morir gatillada, casual, sin dramatismo. La vida, cual cortometraje, que pasa por sus ojos antes del final. Con un discurso elíptico, de concisión extrema, en el que se destaca el silencio, Bocos coquetea con lo absurdo y lo paradójico.

El autor materializa la subjetividad, se desentiende del que dirán y ahonda en los temas cotidianos como un observador innato: Cabizbaja la mujer barre las hojas / dispersadas por el viento frio / gris, con desazón / como su pelo blanco de sinsabores / Las trata como si quisiera darles forma/hacerlas un collar / una diadema/una joya que engarce su dolor / en la que acumula las ausencias. Y es en esa observación analítica que reflexiona y quiebra: Cuantos ritos inútiles espera /en la mudez de una casa / en el andar silencioso del mundo / en los crepúsculos sospechosos / del infinito que enmudece / en un andar sin pregones / como preparar la cena / cambiar las sábanas / en ese divagar tocando / las cosas que son y no son de uno / que enmudecen los ruidos vanos / ahí me encuentro sin ser yo / caminante inanimado / de la tarde que cae / de un sol que no me pertenece / de las ganas de hacer cosas / ha llegado el momento de atravesar / mi otoño en silencio.

Puede observarse cómo se expande en la vulnerabilidad del hombre que recorre su camino a través de reflexiones tajantes. Nos encontramos ante una colección de poemas que encuentran su médula en la futilidad de la vida. El tiempo que nunca se detiene, las tribulaciones de la existencia y la patria.

Sus poemas dialogan sobre las cosas cotidianas, atravesadas por la nostalgia y salpicados con la imaginación propia de los niños y los locos. Ese hacer convierte a sus versos en un reflejo de la complejidad del mundo, el juego entre espacio-tiempo, que Bocos construye y lo que percibe: eso que es sencillo, concreto y bello, aunque esto último, como dijera Cernuda, tiene su instante y pasa. El poeta acaricia con sensaciones.

Este abordaje nos mantiene en continuo movimiento y dispara hacia otros modos de organizar los textos, quizá para sostener una vez más que la literatura en toda su riqueza es un espacio de experimentación que permite bucear en diversos horizontes. También se destaca en Poemas de otoño la exposición de esta realidad de la que hablamos, sin fisuras, rasgo peculiar de su estética. Con respecto al lenguaje (me refiero al concepto de lengua que se observa en su escritura) que predomina en la mayoría de los textos de Bocos, es claro y puntual.

Sabemos que la magia de las lecturas que perviven y forman el corpus que se queda entre nosotros como sustantividad es lo que se adhiere a la memoria. Y es ahí donde opera la magia para volver a la lectura, tal cual ocurre con este libro Poemas de Otoño. Enhorabuena.        

Conceptos breves del autor

¿Cómo y cuándo descubre que el género elegido es la poesía?

Desde chico escribo, pero hubo un momento en la vida de periodista en la que cada noche que volvía a casa después de trabajar en el diario necesitaba escribir algo que me saque de la rutina de las noticias. Naturalmente fue saliendo la poesía, y en menor medida el cuento.

¿Compatibiliza su tarea de periodista con la de poeta?

Creo que todos los que hicimos y hacemos periodismo, nos acercamos de manera consciente o inconsciente a la poesía. Tal vez para dar otra mirada a la realidad cotidiana que se vive mientras mediamos las informaciones, que no siempre son buenas ni agradables.

La comunicación es una herramienta que, de acuerdo a cómo se la utiliza, puede ser letal. ¿Está de acuerdo?

Totalmente de acuerdo. En la Segunda Guerra Mundial, la radio, como medio de comunicación, era considerada un arma de guerra. Pero prefiero pensar que los líderes deben utilizarla para inspirar, persuadir, motivar y orientar, además de acompañar. Esta es una manera de compartir ideas y sentimientos, además de transmitir valores. El valor de la buena comunicación es saber aplicarla como un proceso transversal a todas las disciplinas y ciencias.


Ricardo Alberto Bocos nació en San Miguel de Tucumán. Estudió Periodismo en el Círculo de la Prensa de Tucumán y la Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Catamarca. Trabajó en el diario La Gaceta de Tucumán, el periódico de Tucumán, Canal 8, Canal 10, radio Mitre, La Red, LV7 y LV12, entre otros medios. Es jefe de las cátedras de Periodismo y Producción Periodística, en la Facultad de Filosofía y Letras, y de la Cátedra Fundamentos Teóricos de Comunicación, en la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, ambas de la UNT. Ex becario del Semanario The Observer de Londres, Inglaterra. Compilador de los manuales Aproximaciones al Periodismo y Zona de Periodistas, editados por la UNT. Autor de los poemarios Otras Miradas, Nombres Olvidados, Ceniza de Diamantes y Poemas de Otoño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *