Suscribirme

ISSN 2684-0626

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

Libros Tucuman

libros tucuman

 

 

 

 

 

 

 

“Música de cuerpos rotos” de Alejandra Díaz: un nuevo país

Por Silvia Camuña |

“Música de cuerpos rotos” última publicación de la poeta tucumana Alejandra Díaz (2023, Falta Envido Ediciones. Colección Indeleble. Tucumán), se divide en dos partes, la primera “Onírica” que se inicia con una cita de Anais Nin: “Lanzas tus sueños al espacio como una cometa/ y no sabes lo que te devolverán: una nueva vida, un nuevo amigo/ un amor, un nuevo país”; (tal pareciera ser que los sueños lanzados, en el caso de este libro, devolvieron un nuevo país, el del  lenguaje). La segunda parte, que da título al poemario, “Música de cuerpos rotos”, abre con una cita de Isidoro Blaisten: “… donde un hada con reuma apagó las antorchas y se guarda la luna en alcancías”.

Ambas citas son los dinteles que atravesarán las/os lectores para entrar al “universo alejandra”, “alejandra” con minúscula, como en el famoso poema de otra Alejandra (Pizarnik) donde intenta decirse:

Sólo un nombre

alejandra alejandra

debajo estoy yo

alejandra

En su “universo alejandra”, nuestra poeta tucumana intentará también, como Pizarnik, crear la realidad en el poema. En “Música de cuerpos rotos”, tensar el lenguaje para crear un mundo lo desintegra en una nueva belleza. En ese mundo el recuerdo se raspa como un objeto:

“raspamos el recuerdo

cada día

en pequeños detalles

un juego puro

por recuperar

lo que nos pertenece”

En él, los miedos adquieren consistencia de objetos:

“una hilera de miedos

hace silencio

los peso

los mido

están ahí

cuando todo calla”

Es un mundo donde callan las luces:

“la noche huele

a estrella muda”

Donde “la tristeza emerge de casi todas las cosas”, donde “el nido del poema crece a la intemperie”, donde se desea “arrancarse la pesadilla como quien se arranca la piel” y “rasparse la congoja como musgo crecido en la planta de los zapatos”.

Como nos dice Rosa Montero (2022), en su libro “El peligro de estar cuerda”, “escribir es jugar con un juguete enorme”. Al punto de haber escrito la propia muerte cotidiana:

Réquiem

“ella cava en silencio

el hueco

donde guardarse por las

noches

escucha

la tierra que hace ruidos

cuando gira”

Pero en “Música de cuerpos rotos”, la escritura es también una posibilidad de regresar del abismo:

“abro la ventana

tomo aire

una paloma

hace nido debajo

sobre el sobretecho

cuando otro ser vivo nos mira

a los ojos

regresamos

del abismo”

El creador, dice Brenot (Montero, 2022), “despliega una energía considerable para luchar contra una parte de sí mismo que quisiera rendirse ante la adversidad”. Si la adversidad logra ganar, entra la muerte, con sus pies de fieltro y su mirada amarilla”. Montero afirma: “publicar mis pequeños delirios descontrolados y lograr lectores que los acepten, comprendan y aprecien, me sujeta a la tierra, me cose con los otros y por consiguiente con la realidad”. “Escribir es un milagro poderoso que, paradójicamente, nace de la impotencia, y que permite a quien está preso de sí mismo… construirse una existencia lo suficientemente válida”.

Así nace una gran obra literaria, un “universo alejandra”, así escribe la poeta, “a ciegas, a tientas, siguiendo los dictados del inconsciente, sin saber de dónde viene, a dónde va. Se escribe en la más completa oscuridad” (Montero, 2022). “Escribo como si fuera a salvar la vida de alguien. Probablemente mi propia vida”, decía Clarice Lispector. “Yo diría que para la mayoría (de los escritores), la escritura es un esqueleto exógeno que nos mantiene en pie” (Montero, 2022), sobre todo cuando:

“siento

que voy a quebrarme

como costillar

de pájaro pequeño”

“Música de cuerpos rotos” ¿es un libro triste? Todo lo bello es triste mientras exista el tiempo, nos dice Rafael Guillén en su poema: “Ser un instante”. Y ¿qué música es la que hacen los cuerpos rotos? Nos dice Alejandra en otros de sus poemas:

“Frida se endereza

corre

y hace música

con las partes rotas”

mi padre me preguntaba:

escuchás

el sonido de los pétalos

cayendo a la tierra”

La música de los cuerpos rotos es una y otra, el movimiento torpe que acarrea las partes, y la suavidad silenciosa de los “pétalos decapitados”.

María Negroni (2023) en su libro “El corazón del daño”, nos dice que a lo mejor los libros son también eso: un viaje a la transparencia. También afirma: “Los libros son la música de un saber que se ignora”. Leer a Alejandra Díaz me condujo a estas otras lecturas recientes, porque mientras crea su universo, también lo define y se define de manera contundente, breve, honda. Su música da a escuchar un silencio. Ella es el acto de lo que Negroni define como poesía: “los poemas son centros adentro de un centro, micrografías del deseo, interioridades profundas que funcionan como defensas. El poema se debate entre lo que es y lo que podría ser, y apuesta siempre a lo absoluto, que no es sino la dicha de encarnar una primera persona, cada vez más imbuida de su propia ausencia”.

“Lo real siempre juega a desaparecer” (Negroni, 2022). En ese juego están las palabras de Alejandra, tensando la belleza de un nuevo país del lenguaje donde: “callar es un conjuro” y “soñar es un ejercicio premeditado”.


Bibliografía

Díaz, A. (2023) Música de cuerpos rotos. Falta Envido Ediciones. Colección Indeleble. Tucumán.

Montero, R. (2022) El peligro de estar cuerda. Editorial Seix Barral.  Colección Biblioteca Breve. España.

Negroni, M. (2023) El corazón del daño. Editorial Literatura Random House. España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *