Suscribirme

ISSN 2684-0626

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

Libros Tucuman

libros tucuman

 

 

 

 

 

 

 

Tema libre: La papa

Acusaciones de falsificación en los alunizajes del Apollo

Por Diego Font |

La Luna apareció cubierta de barro, solo algunas grietas dejan ver su luminoso color dorado.  El ciclo vuelve a empezar, la luna se mantiene cruda y opaca durante cinco angustiosos días. Al séptimo día se derrite el barro y cae sobre la Tierra, las ciudades se transforman en hectáreas inmensas de tierra fértil. En ese momento, la Luna es más grande que el sol y lo reemplaza hasta que termina el ciclo. Su calor no es violento, es casi una caricia protectora para quienes miramos sin parpadear su figura hipnotizante. Pasa el primer mes y la Luna ha crecido tanto que alcanza las puntas de las montañas más altas. Más de cerca se puede ver a través de su superficie. En su núcleo se cocina la manteca que circula en ríos potentes que arrastran la sal adherida en el interior de la materia lunar.  Ese líquido glorioso a veces erupciona y nos salpica el rostro, anticipándonos un sabor celestial. Es en octubre cuando la Luna abarca todo el cielo y nos roza la frente con su tibieza humeante. La lluvia de manteca humedece la tierra, brotan árboles que habían estado esperando todo el invierno, con sus hojas acarician y sanan las grietas de la Luna. Nosotros le rendimos culto de rodillas, estiramos los brazos y arrancamos con dulzura la materia más exquisita de este mundo. Se desarma en las manos y, al mezclarla con las gotas de manteca y sal que caen del nuevo cielo lunar, se forma la pasta que nos mantendrá alimentados hasta el próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *