Suscribirme

ISSN 2684-0626

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

Libros Tucuman

libros tucuman

 

 

 

 

 

 

 

Página sobre página 41

Por Pablo Toblli |

¡Número primaveral!

Empezaré esta editorial con una confesión: ¡este número es el que más me gusta del año! No sólo por la calidad de los artículos que fue posible por el compromiso destellante de nuestros columnistas, sino también porque les presentamos una revista en consonancia con el eterno/invencible/inmutable agosto que, además de la devaluación postelectoral, floreció de agenda cultural y fue, quizá, el mes más frenético en eventos: tuvimos el epílogo del Festival de Cine Gerardo Vallejo y el Festival Internacional de Literatura (FILT). La productora Manda cumplió 10 años y lo festejó con el FestiManda que congregó artistas audiovisuales, artesanos y editores en una gran convocatoria feriante. Pero esto no fue todo. La literatura por doquier, con su institucionalidad cada vez más aceitada: Festival Intergaláctico de escritores; Día del fanzine en el Munt; encuentros literarios en Lastenia con su Agosto en el ingenio y el Tercer encuentro literario en Aguilares, desde el interior de nuestra provincia que se hace cada vez más fuerte demostrando que no todo pasa por el “ágape” de las cuatro avenidas capitalinas. Además, en La Papa podrás leer lo que fue el Tercer encuentro de escritores jóvenes en Salta, reflexiones sobre libros recientes, testimonios expansivos y polémicos de nuestros artistas, ¡entre más!

Vamos. Vamos. Vamos a leer, a producir. ¿Cuánto tiempo nos queda para escribir nuestra historia y ser los mejores? ¿Para ponderar a nuestros más representativos artistas, a los más disruptivos, a los más oblicuos, a los más anónimos, a los más atemporales?

Hace poco me hicieron la pregunta concisa, siempre impuntual, pero abismal y elegante, convocante, sensual y mortífera. ¿Cómo ser un mejor autor? Atiné a esbozar algo sobre estar en contra del sentido común. Tucumán me cae bien cuando siempre está escupiendo la moda, los ecos, cuando es nostálgica, pop, folk, abúlica, insidiosa, chabacana, moderna, perfumada, -sigamos adjetivando- pútrida, trepidante, unitiva, subvencionada, independiente, punk, cosida con alambres o lana sucia y transpirada en colectivo, en un agosto que todavía cree en el frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *