Suscribirme

ISSN 2684-0626

 

Aquí puede hacer su aporte para la revista La Papa: 

1/4 KILO
1/2 KILO
1 KILO
5 KILOS

«está comprobado que una comunidad que apoya su literatura tira menos papeles en el piso»

Libros Tucuman

libros tucuman

 

 

 

 

 

 

 

Arrebol de Mai Lee

Por Fabricio Jiménez Osorio |

Conocer a Mai Lee es haber bailado su música alguna vez. Así la conocí yo, primero como dj, gracias a Ana Hynes. En cambio, cuando me tocó conocerla como poeta, fue gracias a Priscilla Hill.

Empecé a encontrarme con sus poemas en el marco de un Perfectxs Desconocidxs, y más adelante, en el TANOA (Torbellino Artístico del Noroeste Argentino). Para quienes no lo saben, dichos espacios fueron encuentros multiartísticos con perspectiva de género; en el caso del Perfectxs, fue un ciclo itinerante de eventos, mientras que el TANOA fue un festival. En ambos casos me tocó editar antologías que incluían sus poemas. Así fue creciendo mi sueño de editarla alguna vez en Gato Gordo Ediciones, mi editorial, pero a la caza de su voz narradora. Una vez me contó que había soñado algo similar y le dije, con muchísimo asombro, que yo también, y eso desembocó en un encuentro para una idea de libro aun no trabajado ni materializado. Sin embargo, sus ganas de autopublicarse más allá de facebook, estaban ahí, latentes, pujando, y generando espera y ansiedad en quienes la veníamos leyendo mucho. Así fue llegando su poemario «Arrebol». Y lo elijo porque adoro muy especialmente esa literatura que florece en donde nadie parece estar atento, o mejor dicho, adoro esa literatura proveniente de otro mundo, uno más abierto, visceral, y felizmente desvinculado del mundo de las letras. Porque «Arrebol», con sus 40 poemas que nos hacen andar por el Exprebus, o por los baños de un antro, o por la intimidad de un juego de niñas enamorándose, o por Ciudadela, o por la Plaza San Martín, o incluso por escenarios oníricos -siempre entrañables-, apuesta a algo poco frecuente en los poemas de amor que estarán siempre a nuestro alcance (al menos en este tiempo).

Con esto no apunto tan solo a su preciosa simpleza que busca desacralizar el lenguaje. Las historias de sus poemas son, en apariencia cursis, pero sin una gota de inocencia a la hora de expresar una forma específica -y política- de asumir el «querer», lejos del deficiente, inactual e insufrible amor romántico. Los poemas de Mai Lee en «Arrebol» presentan a una voz que observa, hace foco, acepta, crea ternura, se vitaliza de ternura, brinda ternura y defiende la ternura, a sabiendas de que, en realidad, hay un desafío muy grande en el medio, para el cual no estamos preparadxs, y es querer a otra persona como es. Los poemas lesbianos de este libro señalan un modo de querer por fuera de la dependencia y el apego posesivo; un modo de querer vinculado al deseo, a la ternura, al dejar ser y dejarse conmover con el brillo de esa lesbiana amada que está siendo libremente. De eso se trata y con eso se compromete, para mí, este hermoso y necesario libro que nadie debería pasar por alto.

*Arrebol de Mai Lee. Edición de autor, 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *